Ciencia ficción, fantasía... libros, series, cine: allá voy!!

sábado, 30 de julio de 2011

El corazón de Tramórea - Javier Negrete

Bueno, aquí está la cuarta y última entrega de La espada de fuego.
La tercera parte la leí el mes pasado, por eso lo tenía todo mas que fresco, aún así se agradece el completo resumen de lo anterior, que se marca Javier Negrete al principio.
No soy muy dada  a los spoilers, pero este gran final se lo merece. Allá va.
Bien, hay una Espada de Fuego, Zemal se llama, literalmente, echa fuego. Forjada por Tarimán, uno de los dioses a los que se adora en Tramórea, mundo fantástico lleno de prodigios y magia, solo uno puede portarla, el Zelmalit. Todo aquel que no sea su legítimo dueño y la empuñe, perecerá entre llamas.
Cuando el Zelmalit muere, se elige a otro en una especie de concurso entre los mas cualificados.
El primer libro va de eso, Derguín Gorión, alumno aventajado del gran Kratos May, maestro de la espada o Tahedorán del mas alto nivel, participa en la lucha por Zemal.
Contra todo pronóstico el joven Gorión gana la espada y se convierte en Zelmalit.
Después de mil aventuras (o mas), el grupo del Zelmalit aumenta en amigos (y enemigos) y hacia la tercera novela, una empieza a sospechar que hay algo mas que fantasía envuelta en todo el tinglado.
Y así es, ¿Cuantós autores pueden escribir toda una saga fantástica y derivarla hacia la ciencia ficción sin despeinarse?
Pues Javier Negrete puede.
Porque tanto hablar de los dioses de Tramórea y su retorno, y ahora resulta que en realidad son humanos modificados genéticamente con un montón de nanos corriendo por sus venas.
¿Y que pasa cuando por fin, desde su hábitat espacial, vuelven al mundo que crearon?
Pues que quieren destruirlo con todas sus consecuencias.
Nada puede hacer los pobres mortales que ven los prodigios de los dioses como algo sobrenatural, por aquello de cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia (¡ah! Qué listo era Arthur C. Clarke).
Espera, espera, ¿será la Espada de Fuego la única arma capaz de detener a los dioses?.
Decir que he disfrutado con todas y cada una de las páginas sería quedarme corta.
Un gran final para una saga (en español, ¡sí!) que se merece todos los elogios.
No será para tanto, me diréis, después de todo ya nos has dicho una y mil veces que Javier Negrete es uno de tus autores favoritos.
Vale, es cierto, que mi alta opinión de este hombre puede haber empañado mi reseña de entusiasmo, pero yo lo descarto como un favoritismo adquirido a base de leerme todas y cada una de las novelas de este hombre, que cada vez se supera con la siguiente.
Esto.
¿Os gusta la fantasía? Pues leed la saga.
¿Os gusta la ciencia ficción? ¡Pues leed la saga!
Mas un mogollón de duelos a espada, que es una de las cosas que mas me gustan en el mundo entero.