Ciencia ficción, fantasía... libros, series, cine: allá voy!!

lunes, 4 de julio de 2011

Finales de temporada: The Killing, Sanctuary y Primeval

El remake USA de la serie danesa del mismo título, con aquello de ¿Quien mató a Rosie Larsen? nos evocaba la muy querida (y nunca superada) Twin Peaks, y nos trasladaba al mundo minucioso y obsesivo de la detective Sarah Linden (Mireille Enos, sin dudarlo, lo mejor de la serie). Drogas, prostitución, corrupción política, el caso de asesinato se complicaba a cada episodio, y nada ni nadie eran lo que parecían. Con episodios claramente de relleno, y revelaciones sorpresa hechas para despistar, hacia la mitad estaba algo aburrida (algo, un poquitín), por suerte, la cosa remonta con un episodio final de infarto, que nos deja con la duda, ¿es realmente ESE el asesino? ¿todavía hay mas niveles de misterio que desentrañar? 
Oh, Yeah!! 
La respuesta en la segunda temporada, ya confirmada.

Poco ha avanzado la serie, en su hasta el momento, mas inconexa y desastrosa temporada.
Nunca fue una de esas series espectaculares, pero se mantenía en su linea aventurera fantasiosa, esta temporada ha conseguido que empezaran a caerme mal casi todos los protagonistas y Helen Magnus a pasado de doctora cool y sabia, a cutre y resabiada.
Muchos de los episodios me han aburrido soberanamente.
Su salvación, Tesla (siempre que sale suele ser el episodio mas divertido y entretenido, esta vez hasta con vampiros originales), y un episodio final que le da algo de chicha y un camino sorprendente a seguir, para lo que sería su cuarta temporada, asegurada ya, pero sin fecha de estreno.
El SyFy debería cuidar mas a la serie y a su audiencia, a este paso se va a quedar sin series de Sci-Fi y los programas de wrestling y cocina tomarán el poder de su parrilla de programación (como ya parece que está pasando, puaj).

Si Sanctuary ha vivido su peor temporada, a ésta serie británica de ciencia ficción y viajes en el tiempo, le ha pasado todo lo contrario.
Si de algo me he quejado siempre es de lo poco que jugaban los guionistas con su fantástica premisa, anomalías temporales que aparecían en nuestro tiempo y que llevaban a, normalmente, épocas llenas de dinosaurios y demás.
Las primeras temporadas se caracterizaron por ser procedimentales, con el monstruo primitivo de turno y poco mas.
En la cuarta temporada la canción empezó a cambiar para mejor, y esta quinta ha roto el molde.
Además de desarrollar mas a los personajes (que parecían estancados en sus estereotipos), la acción ha sido mucho mas congruente y el misterio y el peligro mas cercanos que nunca.
Buscarse un big bad a la altura es lo que tiene, y Alexander Siddig lo ha bordado, conservando la química entre Abby y Connor y añadiendo a protas con mas carisma que los anteriores, (que se habían ido cargando como quien no quiere la cosa), como Matt, cuyo origen misterioso por fin hemos averiguado, y Emily la cazadora victoriana, la serie ha dejado el listón muy alto para su, esperemos, sexta temporada, que con estos british nunca se sabe.