Ciencia ficción, fantasía... libros, series, cine: allá voy!!

martes, 30 de agosto de 2011

Melmoth, el Errabundo - Charles Robert Maturin

Ensalzada por muchos como la mejor novela gótica del siglo XIX, no se pueden negar sus influencias posteriores en autores como Oscar Wilde, Balzac o Lovecraft.
Por la época en que se publicó la novela, el filón del género gótico estaba ya algo gastado y era ridiculizado frecuentemente, sus argumentos eran un calco unos de otros y no tenía ningún rasgo original.
Charles Maturin abordó su novela de misterios, espíritus y romances oscuros de forma arto diferente, convirtíendola en un digno canto del cisne del género, Melmoth está condenado a vagar por toda la eternidad, después de vender su alma al diablo. Solo si encuentra a otro en el que descargar su maldición se verá libre de ella. Así que vaga por el mundo, intentando encontrar a víctimas de la desgracia y el desconsuelo, a las que fácilmente pueda manipular y tentar. Es ese elemento de liberación lo que constituye lo mas original de la novela, Melmoth tiene una salida para su eterna vida maldita, e intenta con todas sus fuerzas tomarla.

La historia de Melmoth siempre nos es contada con testimonios de segunda mano, nuestras fuentes son manuscritos antiguos y personas que han sido testigos de su maldad y empeño, últimas palabras en lechos de muerte y antiguos frailes naúfragos, necesitados de redeción.
Además la iglesia católica tiene un gran papel en la novela, como la otra cara malvada de la historia, la Inquisición Española y el extremismo religioso católico, son vistos como un paso mas en el camino del mal. Después de todo Maturin era un clérigo protestante irlandés, y barría hacia casa sin pudor alguno.
Los capítulos son largos y a veces no sabes muy bien a donde quiere llegar el autor con ellos, pero siempre aparece la mano de Melmoth para recordarte la figura oscura y tentadora que es.
Algunas historias mas satisfactorias que otras, el gran final de condena eterna para Melmoth parece cantado desde el principio, aunque como su historia continúa en nuestra imaginación, puede que en un tiempo no muy lejano, Melmoth consiga convenecer a algún incauto.

Una novela que todo fan del género gótico debería considerar ensencial.