Ciencia ficción, fantasía... libros, series, cine: allá voy!!

miércoles, 7 de enero de 2009

Repo! The Genetic Opera

En el futuro, una epidemia hará que nuestro órganos internos fallen. Una compañía, GeneCo, vende órganos a un módico precio... que puedes pagar a plazos. Lo malo es que si te saltas uno, envían al Repoman, que, sin anestesia (y con un escalpelo muy afilado), recuperará el corazón, los riñones, la espina dorsal, o lo que sea que hayas comprado a la compañía. Una chica inocente, vive aislada del mundo, debido a una enfermedad, cuidada celosamente por su amante padre. Lo que no sabe es que éste, es en realidad el temido Repoman. ¿Saldrá algún día al mundo exterior? ¿Conocerá su verdadera herencia?
Leyendo el argumento parece que estamos ante un film de terror de lo mas gore... hasta que te enteras que es ¡un musical! Una de esas óperas rock dignas deudoras de The Rocky Horror Picture Show y, sobretodo, de esa maravilla de Brian De Palma llamada El fantasma del paraíso. Es oscura, gótica, sangrienta, filmada con cámara digital, le da una estética con aires artificiales muy adecuada, y la música es contundente y muy, muy, rock. Y luego está los interludios llenos de viñetas comiqueras explicando el pasado de los protas... WTF!
El director es Darren Lynn Bousman, sí señores el de Saw II, Saw III y Saw IV lo que quiere decir que de terror y misterio (y escenas desagradables con sangre y vísceras) sabe un rato.
Y la elección de algunos actores es extraña pero encaja: tenemos a Alexa Vega como la chica inocente, a Paul Sorvino con una voz de lo mas potente, a Paris Hilton (lo habéis leído bien) a la que casi no reconozco y que por raro que parezca no lo hace nada mal (bueno, hace de sí misma: niña rica malcriada y muy pija, empeñada en cantar aunque no tiene lo que hay que tener). Los que destacan: Sarah Brightman, la cantante de opera rock con la voz mas bonita del mundo (recordemos que su entonces marido Andrew Lloyd Webber le compuso, solo para ella el musical, El fantasma de la Ópera), Terrance Zdunich el autor y compositor de la obra, que roba todas las escenas en cuanto aparece y el que para mi es la estrella indiscutible de la película Anthony Head, el Repoman, su voz melodiosa y, en muchas escenas agresiva y rasposa, levanta la película y la embulle de pasión y fuerza. Desde el episodio musical de Buffy estaba deseando oír mas de él, y mis deseos se han convertido en realidad en forma de un musical extraño y tenebroso, no apto para todos los públicos, con muchas opciones de convertirse en uno de esos films de culto, exageradamente apreciados por unos pocos y odiados por el resto. Yo estoy de parte de los exagerados.
Puntuación: Mundana: 6'5 Fiki: 8

Ficha

2 comentarios:

Malonez dijo...

Ole! solo me falta alguien para ir a verla :)

Buen artículo, como siempre.

marguis dijo...

Ja, ja, ten cuidado, porque la película es mas rara que un perro verde, y ya sabes, que mis opiniones no siempre van con la corriente... Espero que la disfrutes tanto como yo, que ya tenía la banda sonora desde hace meses y me sabía todas las canciones cuando la fui a ver... espera mucha sangre...