Ciencia ficción, fantasía... libros, series, cine: allá voy!!

miércoles, 10 de febrero de 2010

Invictus (El alma invencible)

Hace muchos años, en un telefilm, oí por primera vez el poema que da título a la película. Me impresionó, porque habla de como el carácter humano no puede ser vencido, por muchos obstáculos que nos encontremos.
En aquel telefilm (Almas indómitas), sobre un luchador en contra del racismo en el Estados Unidos, (Peter Coyote), y su hijo, (Dermot Mulroney), un atleta, que sacaba fuerzas de flaqueza y vencía a pesar de todo, Invictus de William Ernest Henley era algo que sobresalía del metraje, el poema favorito del hijo. Se me quedó marcado y es algo que nunca he olvidado.
Desde entonces no pocas referencias ha tenido (incluso en un episodio de Buffy, ¡imaginaos!), pero es en este film donde vuelve a tener esa presencia que te marca.
La historia real de como Nelson Mandela utilizó la Copa del Mundo de Rugby para unir a un país dividido, lleno de heridas abiertas.
Recuerdo perfectamente ese año y lo que me sorprendió lo que pasó en la final con Sudáfrica.
Esto merece una aclaración: mi padre ha sido jugador de rugby, significa que cada año en mi casa, el Seis Naciones y el Tres Naciones se sigue con atención, y cada cuatro años el Campeonato del Mundo es algo apoteósico. Y por supuesto los All Blacks son mi equipo favorito.
No es que sea una gran forofa y los siga con devoción, pero he visto los suficientes partidos como para saber de qué va todo esto del rugby, y toda su filosofía.
Como ya se ha comentado por ahí, esta no es una de las mejores películas de Eastwood, es cierto, pero es una historia poderosa, rodada de forma sencilla, y Nelson Mandela, ese hombre con tanto carisma que es capaz de mover a millones, hace que todavía la apreciemos mas. Morgan Freeman hace un gran trabajo interpretándolo, nos trasmite su fuerza y persistencia. A Matt Damon, como Francois Pienaar (capitán del equipo), te lo crees completamente como jugador de rugby, ¿cuántas horas debió entrenar este chico?, es indudable que la complicidad de Pienaar fue una pieza clave para el desarrollo de los acontecimientos.
En un momento dado, el jugador se pregunta cómo Mandela pudo salir de la cárcel, y luego perdonar a los que le pusieron en ella, ¿qué clase de hombre tienes que ser para poder hacer algo así? ¿Y para hacer que todos los que te rodean hagan lo mismo?
En fin, que me ha gustado, me he emocionado y he vuelto a sufrir con un partido histórico.
¿me pregunto si la gente que no sabe de rugby habrá entendido lo que pasó en él?
Puntuación: 7'5

Ficha

Por cierto:
Out of the night that covers me,
Black as the pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.

In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.

Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds and shall find me unafraid.

It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.

5 comentarios:

Jero dijo...

Yo no tengo ni pajolera de rugby (bueno, conozco a Lomu y los All blacks y sé decirte qué naciones participan en el 6 naciones, pero poco más) y la peli me pareció muy buena y perfectamente disfrutable por los ajenos al deporte de marras. ¿la has visto en V.O? ¡Freeman ES Mandela!

Hilario Abad dijo...

Esa poesía fue genial. Para mí no fue la película del año pero consiguió arrastrarme hasta donde se proponía.

marguis dijo...

Jero:
No la vi en VO, pero seguro que lo haré en mi segundo visionado... además que creo que Matt Damon incluso pone acento afrikander ¿no?

Hilario Abad:
Entones cumplió su cometido :)

Onetwothree dijo...

A mí me pareció que intentó mezclar demasiadas cosas y se notaba que era un encargo con cierto tipo de directrices.

Técnicamente me parece muy buena, haciendo algunas apuestas en cuanto a planos bastante atrevida para lo que es Clint y la foto también muy buena, tanto por los paisajes de Sudáfrica como por cierta escena "nocturna".

Por cierto, en realidad no hay un buen retrato ni político ni humano de Mandela, porque como político sólo se centra en su utilización como vehículo de unificación el Rugby pero de las medidas políticas, sociales y económicas no se habla en ningún momento, y sobre el apartado humano también falla porque se le presenta como un "semi-dios" sólo hacíendole humano con algunos clichés como "el hombre abandonado por su familia", "su familia es el pueblo de Sudáfrica", etc..

Un saludo y espero volver a pasarme más frecuentemente :D

marguis dijo...

Onetwothree:
quizás su "retrato humano" solo araña la superficie, pero desde luego se nota que es un gran hombre.
A mi el film me gustó, quizás se echa de menos desarrollar el ersonaje de Matt Damon un poquitín mas.