Ciencia ficción, fantasía... libros, series, cine: allá voy!!

jueves, 20 de octubre de 2011

Crazy, Stupid, Love. (Porque es verdad que el amor es estúpido y algo loco)

La acomodada vida de Cal Weaver (Steve Carell) da un giro de ciento ochenta grados cuando su mujer le pide el divorcio (Julianne Moore), después de que ella haya tenido una aventura con un compañero de trabajo (Kevin Bacon).
Ahogando sus penas en un bar conoce a Jacob Palmer (Ryan Gosling), un tío bueno y ligón de cuidado, que le acoge bajo su ala para enseñarle a superar su crisis. Cambio de imagen, cambio de aptitud y Cal empieza a ligar como un descosido.
Pero claro, Cal sigue enamorado de su mujer, y aconsejado por su hijo, hace todo lo posible para poder volver con su alma gemela.
E inimaginablemente, después de decenas de relaciones vacías, Jacob conoce a Hannah (Emma Stone) de la que se enamora perdidamente, ¡pidiendo consejo a Cal!
Un poco de drama, un poco de comedia, un mucho de romance, y tenemos un film solvente que se beneficia sobremanera del buen hacer de sus cuatro protagonistas, y además, parece que ahora vamos a tener a Ryan Gosling hasta en la sopa, porque tiene unas cuantas pelis por estrenar. No me quejo, que conste, por mi, él y sus abdominales, pueden salir en todas las pelis que quieran.
Esto, para pasar el rato, reírse y olvidarse de los problemas propios, mas una escena en la que se me han saltado las lágrimas de risa, ¡la confrontación de todos los personajes en el jardín! Impagable.
Puntuación: 7

5 comentarios:

Malonez Benito dijo...

No sabía pero leyendo tu crítica, probablemente iré a verla. Gracias!

Roy Bean dijo...

Es la segunda reseña que veo esta semana, tendré que verla, muy a pesar mio.

Saludos
Roy

Lleonard Pler dijo...

Habrá que verla...

troyana dijo...

ay,qué buena pinta!
saludos!

Alexandra dijo...

La ví hace un par de meses, nos reímos mucho, pero mi prima y yo en especial, porque había un tipo sentado a un lado de nosotras que emitía los ronquidos más escandalosos que he escuchado y mira que he escuchado roncar con ganas, pero éste hombre... vaya, me quito el sombrero. Así que mientras veíamos la escena más emotiva de la pelí, de fondo escuchábamos violines y el gutural sonido del REM, jajajajaja.

Estoy de acuerdo contigo, a Gosling y su abdomen photoshopeado lo pueden poner en la cantidad de películas que gusten. Lo bueno, es que el niño tiene talento. Besotes y salu2 nena.