Ciencia ficción, fantasía... libros, series, cine: allá voy!!

viernes, 28 de octubre de 2011

The Fades, fantasmas y terror a la U.K.

Los principios son difíciles, sobretodo en una serie de fantasía y terror partiendo de cero, inventando su propia mitología a medida que avanza, sus propios héroes y villanos, y la linea confusa y gris que los separa.

Partir de cero es duro, sí, pero a veces funciona.
Y en The Fades, lo último de la BBC funciona a lo grande.

Con una temporada de seis capítulos, siendo los tres primeros imposiblemente lentos y confusos, eso significa, ¡hay que poner de nuestra parte! y en un mundo donde la mayoría de las series están masticaditas para nuestro deleite, tomarte la molestia de esforzarte, y que eso tenga recompensa, es mucho mas satisfactorio. Os lo aseguro.
Y a la larga engancha mucho mas (que nos lo digan a nosotros con Fringe, ¿no?).

Por un lado tenemos los Fades, los espíritus que vagan eternamente entre nosotros, perdida su oportunidad de ascensión. Porque los puntos de ascensión han ido desapareciendo, y cada vez son mas difíciles de encontrar. Así que los Fades, buscan la forma de hacer su estancia mas permanente y sólida, cosa que no nos va a gustar nada a nosotros, pobres humanos de carne y hueso.
Aquí entran en acción los angélicos, un grupo de descastados y autoproscritos, algunos con poderes especiales, empeñados en protegernos de los Fades, poniendo su vida en peligro si es necesario.

Momento WTF
Y pasados los tres primeros capítulos, cuando ya lo teníamos todo seguro: Paul, nuestro héroe, el elegido, con poderes angélicos increíbles, y visiones del futuro de lo mas inquientantes, Mac, el amigo nerd, siempre citando pelis de ciencia ficción, siempre queriendo estar metido en el ajo, Anna, la hermana gemela de Paul, a la que no podría importarle menos los asuntos de su hermano, Neil, el angélico empeñado en tomar a Paul bajo su ala y enseñarle a luchar contra los Fades, aún sin poder tocarnos o hacernos daño... ¡oh! espera que se cargaron a Sarah, ¿no?, la angélica con las mismas visiones apocalípticas de Paul. Y teniendo todo esto claro, llega el cuarto capítulo y nos gira la serie por completo, y convierte lo que antes era un bien tirando a notable, en un sobresaliente.
¡Malditos british! ¿Por qué no se acomodan y ruedan la enésima versión de Buffy?
Porque entonces no sería tan divertido, ni terrorífico.
Nunca en la dirección esperada, nunca con personajes reconocibles, nunca lo típico. La sorpresa acecha en cada esquina, y la muerte puede sorprender a cualquiera de los protas.

¿Que si me ha gustado la serie?
Me ha encantado. Quiero mas. A esperar hasta el año que viene.
Recordad, you don't frak with Ascension.
Na-Nu Na-Nu.

3 comentarios:

Esteban Decker dijo...

Ayer termine de ver la serie The Fades, por dios ese ultimo capitulo se cargaron a un personaje q' no crei q' lo iban a tocar y ese final es ¡¡¡INCREIBLE!!!

marguis dijo...

Esteban Decker:
Sí, yo también me quedé con la boca abierta!!
Luego pensé que Paul haría algo, la traería de vuelta de alguna manera... pero no.
El final fue de infarto, y es lo que la ha subido a mi podio de series.
Esperemos que haya sieguiente temporada!

Esteban Decker dijo...

Es como vos escribistes la serie empieza muy rara y lenta pero despues se convierte en algo MAGNIFICO. Me dejo sin palabras y shockeado a la vez, lo que hacen los british en tan solo 6 capitulos (mejor en 3 capitulos).

Dios salve a la Reina, digo Paul.