Ciencia ficción, fantasía... libros, series, cine: allá voy!!

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Temporada 2011: Lost Girl, Castle, NCIS, Glee, Hawaii Five-0, Criminal Minds, The Mentalist

La súcubo canadiense vuelve con segunda temporada, ¿sabrémos mas de sus poderes o de su origen? ¿conocerá el amor verdadero? ¿dejará de vestirse raro su compañera de piso humana?
No hay descanso para los malditos y Bo (¿diminutivo? ¿apodo? ¿nombre de pila?), no va a descansar, eso seguro. Otra procedimental inofensiva al saco. No me importaría ver mas series paranormales canadienses, los del norte no lo hacen mal (recordemos The Listener).
¿Qué si la recomiendo? Nop. Para pasar el rato, poco mas.


Claro, claro, porque todos nos tragamos la muerte de Kate al final de la tercera temporada.
Y empieza la cuarta y...
Oh! No! Ha muerto ¿qué vamos a hacer?
Los guionistas deben pensar que somos lelos o algo.
En serio.
Por lo demás, todo vuelve a la normalidad. La poli y el escritor resolviendo crímenes.
Nada nuevo bajo el sol. Todo el mundo sabe que la única razón por la que esta serie es visionable es porque Nathan Fillion está en ella. No nos engañemos, la espera de sus comentarios frikis retapados es lo que me mantiene pegada a sus casos ridículos. Eso, y el bromance entre Esposito y Ryan.

Sip.
También me trago ésta. La procedimental por excelencia que adoran todas las amas de casa.
Y ya van ¡nueve temporadas! Yo solo digo que por algo será. Ji ji.
La cosa empieza centradita en Tony. Otra de esas misiones encubiertas que sale muy mal. Pobre Tony, siempre le pasa lo mismo.
¿Qué pasa? ¿Creéis que no se puede caer mas bajo en lo que a series se refiere?
Quizás tengáis razón (basta leer las otras series que comento mas abajo). Pero me da igual. (Una super adicta a las series ha hablado)

Me estoy pensando en dejarla.
¡Lo buena que fue la primera temporada!
¡Lo mala que fue la segunda!
Además Ryan Murphy me cae mal.
Y Quinn, y Kurt, y Sue, y Emma, y Artie, y Rachel, y Finn, y Will, y Mercedes, y Puck, y Jenna, y Santana, y, sobretodo me cae fatal el nuevo novio de Kurt, con su sonrisita y su optimismo. ¡Es que le partiría la cara!
Brittany y Mike Chang son los únicos que me hacen cierta gracia.
Sí, ha llegado el momento de dejar de verla, ¿no?
Pero es que me gustan tanto los musicales.
Vaaale, le echo un vistazo a esta tercera temporada, si es horrible, le digo adiós sin pensármelo.
De verdad.
Lo juro por el pelo rojo de Scully.

Segunda temporada para los policías molones de Hawaii.
A ver, a ver, ¿dónde lo dejamos?
¡Ah, sí! Steve acusado de un asesinato que no ha cometido, Danny volviendo a New York, Kono suspendida, pendiente de investigación, Chin solito, cumpliendo con su deber (qué remedio!!), Wo Fat campando a sus anchas y ¡Nada de Five-0!
Pero tranquilos porque Terry O'Quinn viene al rescate. Mini reunión de Lost y todo arreglado.
El bromance mas gracioso, para la serie de mas acción y paisajes mas impresionantes de la tele.
Book 'em Danno.

Bueno, ya se que dije que la dejaría, pero todavía no lo he hecho. Soy una cabezona a la que le cuesta dejar ir.
Por lo menos, con el principio de la séptima temporada han arreglado el desaguisado que se formó en la anterior. Siempre todos muy serios y muy cáusticos, dan la bienvenida a los miembros desperdigados y vuelta a empezar.
Ya lo se, la tengo que dejar, no aporta nada, y la mayoría de las veces es aburrida a mas no poder, pero, ¡eh! necesito mirar mi correo con ruidito de fondo, y esta serie es perfecta para eso.

Otra a la que debería decir adiós.
¡Si es que no se puede ser tan capo todo el tiempo!
Malditas procedimentales que me tienen agarradita, creo que es porque todas son iguales, y si te engancha una, no te queda mas remedio que tragártelas todas. Solo para comparar y tal.
A ver si cancelan alguna esta temporada y así dejaré de mirarlas.
¿A alguien mas le parece irritante Patrick Jane?, ¿Tendrá Red John poderes mágicos? ¿Tiene Lisbon mayores tragaderas que las mías? ¿Volverán juntos Grace y Wayne? ¿Harán un spin-off de Cho? (Si es así, yo lo miraría sin dudarlo).
Cuarta temporada de meh al cuadrado, aderezada con chulería insoportable.