Ciencia ficción, fantasía... libros, series, cine: allá voy!!

sábado, 14 de mayo de 2011

The Vampire Diaries, la True Blood para todos los públicos

The Vampire Diaries es una serie mejor de lo que mucha gente cree. En serio.
La cosa empezó flojita y copiando descaradamente a Crepúsculo, por los actores elegidos, por cómo se comportaban, no así el argumento, basado en una serie de libros escritos a partir de 1991 (mucho antes que los vampiros brillantes). Dicho esto, y que aparentemente parece una serie floja, floja, hacia la mitad de la primera temporada estableció lo que sería su linea principal de actuación: episodios a mil por hora, con tantas situaciones y argumentos paralelos que es difícil decidir cuál es el mejor, muertes a porrillo (nunca sabes quién va a ser el próximo en morder el polvo), cliffhangers y sorpresas en cada vuelta de esquina (cuatro o cinco por capítulo, o  mas), y actores invitados famosillos (en el mundo de la tele) a veces en muy breves apariciones, otras, no tanto (como Gina Torres, James Remar, Sean Faris, Trent Ford, Melinda Clarke, Lauren Cohan, Mia Kirshner, Kelly Hu o David Anders).
La base es sencilla, una chica, y dos hermanos vampiros enamorados de ella. Luego entran en juego brujas, hombres lobo, maldiciones, consejos secretos, venganzas pasadas, madres biológicas que vuelven de la tumba, dobles malvados, etc...
Ésta temporada ha sido mejor que la anterior, los guionistas han entrado plenamente en el juego y nos han regalado episodios que no daban respiro.
¡Resumen! ¡Spoilers!

PROS:
-Damon, el personaje mas interesante, el hermano malvado, TODOS queremos que se quede con Elena. Que nunca (?) pueda ocurrir forma parte del encanto de la serie. Sus cambios de humor consiguieron que ésta temporada fuera un caballero, o un cabrón, o un tonto enamorado, o un guerrero feroz... a veces todo a la vez. Lo hemos visto sufrir, y al final redimirse. Esa escena delante de la ventana, en As I Lay Dying, con los brazos extendidos, casi me provoca un ataque al corazón. Su ruego por perdón bien se merece un beso.

-Katherine y toda su historia pasada (no su presente, ¡vaya zorra!), las razones de su conversión a vampiro y la maldición que la rodea, mientras los vampiros originales la persiguen incansablemente. Incluso consiguió darme pena... por un segundo. Mientras estuvo encerrada en la tumba, con sus manipulaciones y secretos me ponía de los nervios. ¿Por qué no la mataron? Por lo del final de  As I Lay Dying, eso la redime, casi (casi) completamente.

-Caroline, que la odié durante toda la primera temporada, y ahora no podría vivir sin ella. A eso se le llama dar la vuelta a un personaje. La pija se convirtió en la mejor amiga de Kyle (decidme que no queréis que acaben juntos, y os llamaré mentirosos), en la mas comprensiva, y con una curva de aprendizaje increíble.

-Alaric en su vertiente guerrera, luchando al lado de Damon. Éstos dos juntos me encantan. No en su versión romántica con Jenna, eso no. Cuando confronta por fin a Isobel al final de la primera temporada nos dejaron con ganas de mas. Luego no acabaron de materializarse del todo. Ya estaba dicho.

-El final de Isobel, no puedo decir que me lo esperara.

-Todo el rollo de las brujas, Bonnie, al igual que Caroline, me caía fatal en la primera temporada. En ésta segunda el personaje evoluciona (ésta con Jeremy, ¡bien!), sufre, se sacrifica. Se convierte en la clave para derrotar a Klaus. Bien por ella.

-Toda la historia de Rose y su trágico final. Pobrecita.

-Elijah y Katherine. Un amor que no pudo ser.

-¿Y ahora qué? Se giran los papeles con los hermanos y tenemos que esperar meses para saber qué pasa. De alguna manera es un PRO. Lo se. Todavía no me he recuperado.

CONTRAS:
-Stefan y Elena. No. No. No. ¿Por qué los guionistas nos hacen sufrir de esta manera? Son unos sosos juntos. Y aún así... ¿será esto un PRO y no me habré dado cuenta?.

-Todo el rollo de la tumba, que tan importante fue en la primera temporada, en esta segunda todo el mundo puede entrar y salir a placer. ¿Para qué tanta tontería, entonces?

 -Jenna, no me gusta, vive en la inopia completamente, los guionistas deberían haberla introducido en el círculo hace mucho tiempo, cada vez que salía, con su tontería y su incomprensión quería matarla (ja, ja), y el desplante estúpido a Alaric fue lo que me colmó el vaso. Aunque, bueno, ¿se merecía lo de The Sun Also Rises? No

-La sheriff Forbes, otra que no es capaz de amar a su hija tal y como es. ¿Habremos visto por fin el fin de su beligerancia hacia los vampiros? Su conversación a corazón abierto con Caroline en el sótano de los Salvatore me dejó con lágrimas en los ojos. Quizás todavía hay esperanza.

-Matt, pasó de novio guay a tontolaba de cuidado. Caroline es una persona genial, ¿por qué no puede quererla tal y como es?
-Los hombres lobo, no lo digo por Tyler, que el pobre no sabe lo que quiere, como todo buen adolescente, pero sus compañeros de desventura fueron algo inútiles, y muy fuera de la onda en cuanto a lo que realmente estaba pasando.

-Klaus y Elijah, su paralelismo fraternal con Damon y Stefan, sus luchas, sus reconciliaciones. Vi venir lo que pasaría, pero preferí engañarme a mi misma.

-Lo de los brujos ayudando a Elijah para salvar a su hija secuestrada por Klaus. No entendí muy bien qué hacían en el pueblo. Distraer a Bonnie, supongo.

-Tanto rollo, tanto rollo con la dichosa piedra, para ésto.


Mi capítulo favorito de la temporada. Mmmm, difícil eleción, todos tienen algo que los hace geniales, pero voy a ser conservadora (por una vez) y me quedo con la primera parte del final de temporada,  The Sun Also Rises, revelaciones, sacrificios, oleadas de muerte y destrucción, traiciones... Damon chasquenado los dedos, diciendo Come on, Bonnie, we got a hybrid to kill, nada, el típico capítulo de la serie, ¿verdad?
A esperar unos mesecitos, y ya estará aquí otra vez.